7 consejos para cuidar tu hogar.

No comments

Cuidar del hogar consiste en llevar a cabo una serie de acciones o medidas preventivas que nos puedan alertar de daños mayores.

Hoy traemos 10 consejos para prolongar el buen estado de nuestro inmueble en el tiempo y en muchos casos anticiparnos a los problemas.

 

Electricidad

Revisar las instalaciones al menos una vez al año puede detectar cables que estén en mal estado, que puedan provocar una descarga, quemarse o cortocircuitar.

Comprobar que los enchufes están en buenas condiciones prevendrá también que algún electrodoméstico se pueda estropear.

Tener a mano siempre bombillas de repuesto para poder sustituirlas en el momento de su rotura, de esta forma evitamos quedarnos sin luz.

Conocer el protocolo para reanudar la electricidad en caso de que ésta se caiga por tormenta, subida de tensión o exceso de potencia.

Disponer del teléfono de nuestra compañía eléctrica a la vista, por ejemplo pegado en el cuadro de los automáticos nos puede ayudar mucho si no sabemos cómo actuar para resolver con rapidez las incidencias.

 

Fontanería

Revisión anual de tuberías y llaves de paso.

Comprobar que están bien selladas y sin fugas. Renovar siliconas en las duchas o las gomas de los grifos que suelen desgastarse con el paso del tiempo.

Es cierto que si se trata de una edificación antigua cuyas tuberías están por el interior de la pared es muy complicado conocer su estado, pero podemos realizar este mantenimiento en los elementos externos.

 

Calefacción.

En este caso, debemos tener en cuenta que hay distintos tipos de calefacción y por ello una atención específica.

Lo mejor es que antes del invierno nos ayudemos de un profesional para que haga una revisión y nos informe de si existe algún problema.

En general, los sistemas deben mantenerse limpios y en el caso de radiadores con sistema de agua realizar purgas para eliminar el aire que se suele acumular en los meses de apagado.

 

Jardines.

Debemos tener especial atención sobre los árboles que tenemos en el mismo.

Mantenerlos podados y evitar que las ramas alcancen la estructura de la casa, así como evitar plantar árboles cuyas raíces puedan alcanzar el suelo y levantarlo.

Fijarse también que en las zonas en las que el invierno se presente con fuertes vientos o temporales pueden tirar algún árbol y dañar alguna parte de la casa.

Lo ideal es mantenerlos a una distancia prudencial.

 

Ventanas.

Recordamos la importancia de ventilar diariamente nuestra vivienda.

No solo renovamos el aire, sino que mejoramos la circulación del mismo evitando condensaciones y regulando la humedad interior con la exterior.

Por otra parte, la ventana es por así decirlo un “punto débil” de la vivienda, es un acceso abierto al exterior, por ello deben ser muy herméticas y con buenos materiales aislantes.

Asegurarse de que los cierres funcionan correctamente, que no filtran aire ni agua, mantener limpias las ranuras de agua y el sistema de persianas.

 

Aprovechamiento de la luz solar.

La luz solar es una forma natural de iluminación y también fuente de calor, por lo que durante las horas de día dejarle paso nos supondrá un ahorro energético importante.

También es muy beneficiosa para aquellos espacios en los que tenemos elementos naturales como plantas y flores.

De todas formas no debemos descuidar que la luz solar directa se come el color cuando se proyecta durante mucho tiempo sobre una superficie, por ello si ésta toca sofás, alfombras… nos conviene hacer uso de las cortinas.

En invierno lo recomendable es mantener la luz exterior el mayor tiempo posible, cerrando por la noche completamente persianas y cortinas en todas las estancias.

Mantendremos mucho mejor la temperatura cálida dentro de nuestros hogares.

 

Segundas residencias.

Se suele decir que las casas se estropean si no se vive en ellas, y en realidad así es.

Aunque parece una paradoja, “no usarlas” no las mantiene más nuevas, al contrario.

Las casas necesitan respirar, que sus materiales y estructura se aireen y sean cuidados.

Muchas veces se complica en el caso de segundas residencias que se habitan en periodos estacionales.

Por ello recomendamos al menos hacerles alguna visita puntual para encender sus electrodomésticos, abrir ventanas y ponerlas en marcha.

Si conocemos por la zona a alguna persona de confianza o contamos con el apoyo de una agencia, siempre podemos respaldarnos en esta ayuda para que de forma puntual al menos se ventile el espacio.

 

Aplicando estos pequeños consejos podemos mejorar la vida útil de los elementos que componen nuestra vivienda y sobre todo, actuar con tiempo si éstos estuviesen en malas condiciones.

Tienes dudas sobre la conservación de algún elemento de tu hogar?

Consúltanos!

idomia_20177 consejos para cuidar tu hogar.

Related Posts

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *