Cambiar el suelo: Qué elegir y cómo hacerlo!

No comments

Cambiar el suelo es una de las obras más temidas aunque no sea la más laboriosa.

Al final toda nuestra casa reposa sobre el mismo y sabemos que habrá que mover absolutamente todo!

Pero calma! Podemos organizarlo para que sea rápido y olvidarnos de esta reforma por muchos años!

Hoy os contamos unos consejillos para dejar nuestra casa lista para pisar fuerte!

 

Evita los parches.

Si estás pensando renovar el suelo de algún espacio lo mejor es renovarlo en su totalidad.

Ganarás en uniformidad y en estética. Por ello cuando decidamos hacer este tipo de obra lo ideal es poner suelo nuevo al completo.

De otra manera estaremos recurriendo a “parches” por habitaciones y metiéndonos en trabajos periódicamente.

 

Escoge un material adecuado a cada zona.

No es lo mismo un salón que un baño.

Debemos tener en cuenta muchos factores, como la humedad, vapores, el tipo que calzado que solemos usar en cada estancia…

Cada material además presenta unas propiedades distintas, como por ejemplo guardar mejor el calor o al contrario, ser más frescos.

Para suelos de parqué, laminados o vinílicos contamos con una referencia de la resistencia: la CAPA DE USO y si existe capa de aislante.

Cuanto mayor grosor de la capa de uso mejor aguante ante golpes, rozaduras, arañazos… incluso el desgaste del propio zapato, sobre todo los temidos tacones!

La capa aislante indica que estás ganando un plus en eficiencia energética, pues ayudará en la conservación de la temperatura del hogar.

Los suelos cerámicos son los que presentan una mayor dureza y cuentan también con su propio código de desgaste. En una escala de nivelación PEI 1 a PEI 5, siendo el 5 el más resistente.

 

Primar estética ante la funcionalidad.

Muchas veces nos enamoramos de las composiciones que vemos en fotos, en revistas de decoración en las que buscamos ideas…

Un suelo es muy importante que sea funcional y apropiado al trato que vayamos a darle, a la climatología e incluso a la zona geográfica en la que vivimos.

Tenemos niños? tenemos mascota en casa? Tal vez debamos elegir suelos oscuros, “sufridos”.

Vivimos en zonas en las que el clima es muy húmedo? Entonces tal vez la madera sea mala elección, pues se hincha con el agua del ambiente.

Maderas en la cocina corren el riesgo de mancharse con cualquier grasa o alimento y no podamos solucionarlo.

Si vivimos en zonas del norte con meses de mucho frío quizás nos interese un suelo radiante.

 

Recordad que lo que buscamos en un hogar, además de que sea bonito y agradable es la comodidad.

El suelo es uno de los elementos que requieren un mayor cuidado y limpieza, y nuestra elección va a repercutir en el tiempo que debamos dedicar a mantenerlo en óptimas condiciones.

Esperamos que estos consejos faciliten tu elección y sean útiles para lograr esa base en tu hogar de 10!

Feliz fin de semana!!

 

idomia_2017Cambiar el suelo: Qué elegir y cómo hacerlo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *