Humedades por condensación: STOP!

No comments

En pleno invierno y encima con un cúmulo de borrascas pasando por encima de nuestros tejados entramos en un momento de peligro de condensación en casa.

La falta de sol y clima seco aumenta la concentración de partículas de agua que contiene el aire y empezamos a contemplar cómo nuestras ventanas “lloran”.

El agua que emana de ellas es fruto de la condensación que se genera en el interior.

Pero por qué sucede este fenómeno? Sucede cuando en una zona hay un contraste brusco de temperaturas entre interior y exterior, también llamado punto frío.

El agua puede aparecer no solo en ventanas, sino también en paredes desembocando en las clásicas manchas negras fruto del moho acumulado.

Cómo podemos prevenir estos problemas de humedad?

Os dejamos una serie de consejos muy sencillos que os ayudarán a evitar la concentración de agua en el aire contenido en vuestra vivienda. Allá vamos!

Ventilar: Es fundamental. Esta parte es quizás la más importante. Los días de lluvia con dos minutos suficiente, pero procurando generar una buena corriente entre los espacios para que el aire llegue nuevo a todos los rincones.

Solo respirando, cada persona que vive en nuestro hogar está enamando agua al ambiente.

Secar la ropa en el exterior: La ropa mojada en un espacio cerrado elevará el nivel de agua en el aire. Por otra parte no es nada recomendable colocar prendas húmedas sobre los radiadores o focos de calor.

Calefacción a temperatura estable: También es de ayuda mantener la temperatura ambiente sin contrastes bruscos, en un ambiente suave.

Ducharse a puerta cerrada: Evitaremos que el vapor de agua se propague al resto de la casa. Debemos abrir un poco la ventana si la hubiere para dejar bien ventilado y corregir el contraste de temperatura.

Cocinas ventiladas: Igual que el baño, pues al cocinar se genera mucho vapor de sartenes y cazuelas hirviendo. Se recomiendan las mismas medidas que para la ducha.

Aparato deshumidificador: Cuando vivimos en zonas altamente húmedas o que llueve muchos días al año, el apoyo de una de estas máquinas será de gran ayuda para mantener el aire seco en el interior.

Pinturas antihumedad: Cuando toque una nueva mano de pintura en techos y paredes, podemos solicitar pinturas plásticas especiales que resistan bien el agua y sean de cierta forma “impermeables”. Las pinturas empleadas en exteriores suelen contar con estas propiedades.

Mejora del aislamiento: En casos de condensación muy severa quizá sea necesario contar con un profesional que valore el problema. Sobre todo en las construcciones antiguas las fachadas no contaban con cámara de aire o directamente no tienen aislamiento.

Aislar la fachada eliminará estos puntos de frío. Con ello y siguiendo estos consejos nos podemos olvidar de las temibles manchas de humedad para siempre!

idomia_2019Humedades por condensación: STOP!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *