902 922 026 info@idomia.com
05/02/2019
Trucos para ahorrar en el consumo de tu chimenea

Aún quedan varios meses de frío y los que disponemos de chimenea sabemos que es una gran aliada.

Como dicen los refranes en las zonas del norte: “Hasta el 40 de Mayo no te quites el sayo”.

Es decir, que hasta el 10 de Junio es probable que tengamos temperaturas frescas o necesitemos de una fuente de calor en lo que nos queda de invierno y posiblemente en algunos momentos de la primavera.

Estas fuentes de calor suponen un punto de gasto importante en la alimentación de los mismos, sea bien en forma de electricidad, pellets, maderas u otros sistemas.

Por ello, vamos a comentar unos pequeños consejos para hacer de las mismas energías más eficientes.

Empezamos!

 

Limpieza de los aparatos.

Sobre todo en los sistemas de calefacción tradicional de funcionamiento por combustión de leña, es muy importante que las salidas de flujo de aire no estén obstruidas con restos de cenizas o madera.

Un sistema bloqueado es un sistema menos eficiente.

También es importante ir cuidando el revestimiento de la zona de combustión y repasarla si fuese necesario.

En caso de las estufas de pellets, existen aparatos aspiradores que retiran el hollín y demás impurezas que puedan mermar la potencia de la calefacción.

 

Correcta instalación.

Debemos escoger bien la ubicación de los mismos, por ejemplo que no estén cerca de corrientes de aire, mejor lejos de las puertas y las ventanas y sobre todo de objetos que puedan resultar inflamables o sensibles al calor.

Fijarse en el tubo de salida de humos y que sea de la medida adecuada. Un tubo muy grande conlleva un mayor gasto energético.

 

Alimentación adecuada.

La madera demasiado seca se consume a una mayor velocidad y necesitaremos por tanto una mayor cantidad.

Lo ideal es que contenga un 20% de humedad, de esta forma obtendremos una combustión óptima a buen ritmo.

Si la madera está demasiado húmeda es muy posible que se apague, no combustione de forma uniforme y genere grandes cantidades de humo.

 

Complementa con un insert.

El insert es un cerramiento para la chimenea que ayuda a concentrar el calor y lo reparte por la estancia. De esta forma unifica la temperatura ambiente.

Además es más seguro para el usuario de una chimenea, ya que protege de la salida de humos, madera que pueda saltar o de un calor muy intenso en la cercanía de la chimenea.

 

Conoces algún otro truco? Coméntanoslo!

Feliz martes para todos!